TODO ESTO ME DIERON, 2016.

Despina/Largo das Artes, Rio de Janeiro, Brasil.

Todo esto me dieron surge de mi inquietud con respecto al Universo. Sabemos que se encuentra en perpetuo estado de expansión, de la presencia de planetas, estrellas y galaxias, y que los años luz son una unidad de longitud del espacio-tiempo. Sin embargo, sabemos que no sabemos nada, y que somos nada. Somos ínfimos, un conjunto de partículas, una mínima fracción en esto llamada existencia. El universo es materia, y es esta misma materia la que nos conforma. Existir como cuerpo parece igualmente misterioso e incomprensible.

Con los avances tecnológicos hemos tenido la posibilidad de acceder a imágenes que no solo confirman lo inabarcable y expansivo del Universo, sino también evidencian la incuestionable relación entre lo micro y lo macro, y entre el Universo y la Naturaleza.

Desde estos cuestionamientos me interesa imaginar cómo sería habitar el espacio exterior, imaginar la posibilidad de que nosotros también estamos siendo explorados por seres de otras galaxias ubicados a años luz de este pequeño planeta llamado Tierra.